Destacado

EXPONENCIAL BÍBLICO PERSONAL

EXPOSICIÓN DE PARTE DE MIS CREENCIAS BÍBLICAS:
La Divinidad
1.1 Dios el Padre
La Deidad Suprema del universo es Dios. Él es el Omnipotente, el Creador y Sostenedor de los cielos, la tierra y todas las cosas (Gen. 1.1; Neh. 9:6; Salmo 124:8; Isaías 40:26,28; 44:24; Hechos 14:15; 17:24-25; Apo. 14:7). Él solo es inmortal (1Tim. 6:16). Él es nuestro Dios y Padre y el Dios y Padre de Jesucristo (Juan 20:17). Él es el Dios Altísimo (Gen. 14:18; Núm. 24:16; Deut. 32:8; Marcos 5:7) y el Único Verdadero Dios (Juan 17:3; 1Juan 5:20).
1.2 Jesús el Hijo de Dios
Jesús es el primer engendrado (proototokos) de la creación (Col. 1:15) entonces el principio (arche) de la creación de Dios (Apo. 3:14). Él es el único nacido (monogene) Hijo de Dios (Mateo 3:17; Juan 1:18; 1Juan 4:9), concebido del Espíritu Santo y nacido de la virgen, Mariam (Lucas 1:26-35). Él es el Cristo o Mesías (Mateo 16:16; Juan 1:41), enviado de Dios para ser nuestro Salvador y Redentor (Mateo 14:33; Juan 8:42; Efesios 1:7; Tito 2:14). Él es llamado el Hijo del Dios Altísimo (Marcos 5:7). Él fue designado Hijo de Dios en poder según el Espíritu de santidad por su resurrección de la muerte (Romanos 1:4). A Él es dado el trono de David para gobernar para siempre sobre la Casa de Jacob y de su Reino no habrá fin (Lucas 1:32).
1.3 El Espíritu Santo
El Espíritu Santo (Hechos 2:4) es la esencia o poder de Dios que Cristo prometió enviar a los elegidos (Juan 16:7). No es una persona pero si la extensión del poder viviente de Dios. Es el medio por el cual nosotros nos volvemos participantes de la Naturaleza Divina (2Pedro 1:4), siendo llenos del Espíritu Santo (Hechos 9:17; Efesios 5:18) y por consiguiente todos Hijos de Dios (Job 38:7; Romanos 8:14; 1Juan 3:1-2) y coherederos con Cristo (Romanos 8:17; Gálatas 3:29; Tito 3:7; Hebreos 1:14, 6:17, 11:9; Santiago 2:5; 1Pedro 3:7). Es dado por Dios a aquellos que lo piden (Lucas 11:9-13) y que obedecen a Él, morando en aquellos que guardan los mandamientos de Dios (1Juan 3:24; Hechos 5:32). El Espíritu Santo es el consolador que conduce a los siervos de Dios a toda la verdad (Juan 14:16-17,26). El Espíritu Santo confiere el poder para dar testimonio (Hechos 1:8). Administra dones, como está registrado en 1Corintios 12:7-11 y tiene frutos, como está descrito en Gálatas 5:22-23 y no es dado por medida (Juan 3:34 RSV; Romanos 12:6). Es el medio por el cual Dios puede volverse finalmente todo, en todos (1Corintios 15:28; Efesios 4:6).
1.4 La Relación del Espíritu Santo con Cristo y la Humanidad
El Espíritu Santo opera desde antes del bautismo. El Espíritu atrae al individuo a Dios a través de Cristo (Hebreos 7:25).
Se dan las primicias del Espíritu al individuo en el bautismo, de romanos 8:23, que claramente nos dice que la adopción no ocurre hasta la redención del cuerpo.
Así nosotros nacemos de nuevo pero continuamos creciendo diariamente en el Espíritu en Cristo Jesús hasta que entremos en la gloria de Dios. El Espíritu Santo es el Espíritu de Verdad (1Juan 4:6, 5:6) y hablando la Verdad en todas las cosas, nosotros crecemos en Cristo nuestra cabeza en todo respeto (Efesios 4:15). El Espíritu Santo es el Espíritu de Dios (Romanos 8:14) y el Espíritu de fe (2Corintios 4:13) que escudriña todas las cosas y sabe todas las cosas (1Corintios 2:10-11, 12:3 y sig.).
Así el Espíritu Santo no es un aspecto independiente de un Dios trino pero es el medio por el cual nosotros nos volvemos elohim (Zacarías 12:8). El Espíritu lleva a Dios una comprensión de nuestros pensamientos y ser. Dado a través de Jesucristo como nuestro mediador y elohim intermediario o theos (Salmo 45:6-7; Zacarías 12:8; Hebreos 1:8-9), permite a Cristo que nos ayude, enseñe y conforte y permite que ejercitemos el poder de Dios. El Espíritu da a cada persona los atributos que Dios desea para beneficiar al cuerpo, como está escrito en 1Corintios 12:7-11.
El Espíritu puede apagarse (1Tes. 5:19) siendo abandonado o afligido (Efesios 4:30) y así admite de ganancias y pérdidas en el individuo.
El fruto del Espíritu Santo es amor, según Gálatas 5:22. Por consiguiente, si nosotros no nos amamos, el Espíritu Santo no es evidente.
El Espíritu es el medio por el cual nosotros rendimos culto a Dios, como es declarado en Fil. 3:3. Así, no puede ser un Dios como un objeto de culto y, por lo tanto, ser igual a Dios el Padre. Es una fuerza que capacita a Cristo. Cristo es así un Padre Eterno (Isaías 9:6) de que hay muchas paternidades en el cielo y la tierra (Efesios 3:15). Cristo llega ser Padre Eterno por delegación.
Todas estas paternidades o familias son nombradas por Dios el Padre; por eso nosotros nos arrodillamos ante Dios el Padre, rindiéndosele culto (Efesios 3:14-15).
Cristo fue el primer nacido o primogénito de la creación. Para él todas las cosas fueron creadas en el cielo y la tierra, visibles e invisibles, si tronos o dominios o principados o autoridades, todas las cosas fueron creadas a través de él y para él. Él está antes de todas las cosas y todas las cosas se contienen juntas en él (Col. 1:16-17). Pero fue Dios quien lo generó y quien quiso que la creación existiera y subsistiera en Cristo. Por consiguiente, Cristo no es Dios en el sentido en que Dios el Padre es Dios y quien sólo es inmortal (1Tim. 6:16) existiendo en perpetuidad permanente.
Los cristianos son llamados a salir de este mundo a una vida de servicio y dedicación. Muchos son llamados pero pocos son escogidos (Mateo 20:16, 22:14). Los Cristianos son los elegidos, como Cristo fue el elegido por Dios (Lucas 23:35). Los elegidos son escogidos por Cristo (Juan 6:70, 15:16,19), bajo la dirección de Dios (1Pedro 2:4).
Para ayudar la Iglesia, a los elegidos, que son la Iglesia, o ecclesia, les son dado entendimiento de los misterios de Dios. El Espíritu Santo es el mecanismo dado para entender los misterios de Dios y del Reino de Dios (Marcos 4:11). Porque la sabiduría de Dios es hablada como un misterio (1Cor. 2:7) que es explicado por los siervos de Dios (1Cor. 2:7, 15:51). Porque la voluntad de Dios se explica como un misterio (Efesios 1:9) que Dios dio a Sus siervos por revelación. Más allá el misterio está en la mayordomía de Cristo a través de los elegidos. Pablo escribió:
Efesios 3:2-6 2 Seguramente habéis oído de la administración de la gracia de Dios que me fue dada para con vosotros, 3 pues por revelación me fue declarado el misterio, como antes lo he escrito brevemente. 4 Al leerlo podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo, 5 el cual en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu: 6 que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio.
1.5 La Relación de Cristo, Satanás y el Ejército con Dios
Hay entidades múltiples referidas en la Biblia como Elohim o Theoi, significando dioses. Cristo fue una de esas entidades subordinadas que son referidas en el Antiguo Testamento como Elohim (vea Zac. 12:8). Cristo es referido en el Nuevo Testamento como la nueva Estrella de la Mañana en su retorno a la tierra. Él compartirá este rango con sus elegidos (Apo. 2:28, 22:16).
La Biblia sostiene que Dios es el Dios y Padre de Cristo (de Romanos 15:6; 2Corintios 1:3, 11:31; Efesios 1:3,17; Col 1:3; Hebreos 1:1 y sig.; 1Pedro 1:3; 2Juan 3; Apo. 1:1,6, 15:3). Cristo deriva su vida, poder y autoridad por orden de Dios el Padre (Juan 10:17-18).
Cristo subordina su voluntad a la de Dios quien es el Padre (Mateo 21:31, 26:39; Marcos 14:36; Juan 3:16, 4:34). Dios dio los elegidos a Cristo y Dios es mayor que Cristo (Juan 14:28) y mayor que todos (Juan 10:29). Así Dios envió su único nacido (monogene) Hijo al mundo para que nosotros pudiéramos vivir a través de él (1Juan 4:9). Es Dios quien honra o glorifica a Cristo (Juan 8:54), Dios siendo mayor que Cristo (Juan 14:28).
Dios es la Roca (sur), como una Cantera o Montaña de quien todos son sacados, el pedernal de Josué 5:2 que circuncida a Israel, la causa principal y eficaz (Deut. 32:4). Dios es la Roca de Israel, la Roca de su salvación (Deut. 32:15), la Roca que nos creó (Deut. 32:18,28-31). 1Samuel 2:2 muestra que Nuestro Dios es nuestra Roca, una Roca eterna (Isaías 26:4). Es de esta Roca que todos los otros son tallados, como son todos los descendientes de Abraham en la fe (Isaías 51:1-2). El Mesías fue cortado de esta Roca (Daniel 2:34,45) para subyugar los imperios mundiales. Dios es la Roca o base en que la fundación se pone y en que Cristo construirá su Iglesia (Mateo 16:18) y en que él reposa. El Mesías es la Piedra Angular Principal del Templo de Dios, del cual los elegidos son el Naos o el Santo de los Santos, el almacén del Espíritu Santo. Las piedras del Templo son todas cortadas de la Roca quien es Dios, como fue Cristo, y dadas a Cristo, la piedra espiritual (1Corintios 10:4), la piedra de ofensa y piedra de tropiezo (Rom. 9:33) para formar el Templo.
Cristo está construyendo el Templo para que Dios pueda ser todo, en todos (Efesios 4:6). Dios ha dado a Cristo para que sea todo y en todos (panta kai en pasin Col. 3:11) poniendo todas las cosas bajo sus pies (1Cor. 15:27) dándolo para ser la cabeza sobre de todas las cosas a la Iglesia que es su Cuerpo, la plenitud de él que llena todo en todos (Efesios 1:22-23). Cuando Dios puso todas las cosas bajo Cristo, es manifiesto que Dios, quien fue quien puso todas las cosas bajo los pies de Cristo, se exceptúa (1Corintios 15:27).
Cuando Cristo someterá todas las cosas, luego el propio Cristo estará sujeto a Dios quien puso todas las cosas bajo Cristo para que Dios pueda ser todo en todos (panta en pasin 1Cor. 15:28 no según RSV). Así las doctrinas Platónicas que buscan unir a Dios y Cristo en la Trinidad contradicen la Escritura. Cristo se sentará a la mano derecha de Dios, por dirección de Dios (Hebreos 1:3,13, 8:1, 10:12, 12:2; 1Pedro 3:22) y compartirá el trono de Dios, como los elegidos compartirán el trono dado a Cristo (Apo. 3:21) que es un trono de Dios (Salmo 45:6-7; Hebreos 1:8) o Dios es su Trono, traducido Tu trono O Dios (vea nota a pie de página a la RSV anotada).
Dios quien envía, es mayor que el enviado (Juan 13:16), el siervo no es mayor que su Señor (Juan 15:20).
Cristo fue tentado en el desierto por Satanás y en efecto el juicio de Satanás comenzó. Satanás quien fue la Estrella de la Mañana, El Lucero o Portador de Luz de este planeta (Isaías 14:12) como su guardián y maestro era, en efecto, uno de los Elohim, subordinado a Dios el Padre.
Cristo era la Estrella que debía salir de Jacob (en Núm. 24:17). Así se narró en los Libros de Moisés que una de las Estrellas de la Mañana que se mencionan como estando presentes en la realización de este planeta (en Job 38:7), uno de los elohim, debía volverse un ser humano de Jacob y de David (Apo. 22:16).
Este elohim que nosotros conocemos como Jesucristo no era todavía la Estrella de la Mañana de este planeta. Satán tuvo ese rango (de Isaías 14:12 y Ezequiel 28:2-10).
Cristo había estado ungido como el elohim de Israel, según Salmo 45:7 y ungido por encima de sus compañeros o sus socios. Sin embargo, Cristo no estaba de hecho en la posición de Estrella de la Mañana y no asumirá esos deberes hasta su segunda venida. El rango y los deberes serán compartidos con Cristo por los elegidos que comparten su naturaleza como Estrella de la Mañana en sus corazones (traducido Estrella del Día en 2Pedro 1:19). Los elegidos han recibido la promesa de participar en este poder en Apocalipsis 2:28.
Satanás, como Estrella de la Mañana, había desafiado a Dios Altísimo o Dios el Padre, como nos dice en Isaías 14:12. Él intentó ascender o exaltar su trono, un trono de Dios, sobre las Estrellas de Dios o el Concilio de los Elohim. Este Concilio es la Congregación de los Elohim o Dioses referido en Salmo 82:1. Es de interés notar que Ireneo, el discípulo de Policarpo, discípulo de Juan, sostuvo que Salmo 82:1 se refería a los Theoi o dioses que también incluyeron los elegidos, a saber aquellos de la adopción (Against Heresies (Contra las Herejías), L. 3, C. 6, ANF, Vol., 1, pág., 419).
Hay múltiples Hijos de Dios (de Job 1:6, 2:1, 38:7; Salmo 86:8-10, 95:3, 96:4, 135:5) quienes son identificados como los Bene Elyon o Hijos del Altísimo. Los elegidos humanos también son incluidos con el Ejército celestial como Hijos de Dios (de Romanos 8:14). Así, Cristo y los elegidos como Hijos de Dios son uno con Dios a través del Espíritu Santo, predestinados desde la fundación del mundo. Cristo dejó su poder para volverse un hombre. Él y todos los elegidos reciben el estatus de Hijo en poder según el Espíritu de santidad por la resurrección de entre los muertos (Rom. 1:4).
Según Hechos 7:35-39 fue un ángel quien le habló a Moisés en el Sinaí y este ángel fue Cristo. En Gálatas 4:14, Pablo asemejarse a un ángel de Dios, como a Cristo Jesús.
También nosotros nos volveremos como los ángeles (Mateo 22:30) como un orden o isaggelos (de Lucas 20:36), siendo coherederos con Cristo (Romanos 8:17; Gálatas 3:29; Tito 3:7; Hebreos 1:14, 6:17, 11:9; Santiago 2:5; 1Pedro 3:7). El Antiguo Testamento identifica al Ángel de YHWH como Jehová y Elohim (Éxodo 3:2,4-6 donde el Dios o elohim aquí era un ángel; vea Zacarías 12:8).
Salmo 89:6-8 muestra que hay un Concilio de Santos (qedosim o qadoshim, también usado acerca de humanos) compuestos de un concilio interno y un externo. Esto se entiende ser un Concilio celestial de los Elohim de Justicia.
1.5.1 Cristo como el Hijo de Dios
Satanás intentó tentar a Cristo de varias maneras. Primeramente Satanás se refirió a Cristo como el Hijo de Dios (en Mateo 4:3, 4:6; Lucas 4:3). Los demonios también se refirieron a Cristo como el Hijo de Dios (en Mateo 8:29; Lucas 4:41; Marcos 3:11). Satanás intentó hacer que Cristo demostrara su posición como Hijo de Dios por un despliegue de poder, en lo que Dios había prometido que Él encargaría a Sus ángeles de él (en Salmo 91:11-12). Satanás omitió, “para que te guarden en todos tus caminos” y agregó “en cualquier momento”. Alterando así la Escritura, Satanás intentó tomar la vida de Cristo.
Cristo en ningún momento corrigió a Satanás o a los demonios afirmando que él era Dios en lugar de Hijo de Dios. De hecho, ningún demonio intentó afirmar el engaño de que Cristo era el Dios Supremo, hasta después de su muerte para establecer una doctrina que dice que Cristo es Dios, en la misma manera que Dios el Padre es Dios, y así lograr, después de su muerte, una mentira que Cristo habría refutado en su vida. En cada una de las tentaciones, el objetivo era minar la obediencia de Cristo a Dios y, en efecto, a infringir la Escritura. Satanás intentó hacer que Cristo le rindiera culto a él. Él le prometió a Cristo la autoridad del planeta luego si Cristo le adorase.
Cristo no desafió su derecho de transferir su liderazgo del planeta o de hecho que él era gobernante. Cristo contestó en cambio
… está escrito: Usted sólo rendirá culto al Señor su Dios y a Él sólo debe usted servir.
Cristo no le dijo a Satanás que Satanás debería rendir culto a Cristo sino que lo refirió a la ley. Cristo nunca, en cualquier fase de su ministerio, declaró ser Dios. Él dijo que él era el Hijo de Dios. Fue por esta razón que fue puesto en juicio.
Como es declarado en Mateo 27:43
Mateo 27:43 Confió en Dios; líbrelo ahora si le quiere, porque ha dicho: “Soy Hijo de Dios”. (RV)
Fue aquí cuando Cristo clamó para cumplir la Escritura en Salmo 22:1
Salmo 22:1 ¿Mi Dios, mi Dios, por qué me ha desamparado usted? (RV)
Cristo claramente no se consideró Dios. De sugerir que él fue parte de la entidad a quien él apeló, en una forma igual, una parte de la cual siendo impasible, es absurdo.
1.5.2 La Doctrina de Anticristo
La doctrina de Anticristo se declara en 1Juan 4:1-2. El texto antiguo correcto de 1Juan 4:1-2 se reconstruye de Ireneo, Capítulo 16:8 (ANF, Vol., 1, n. pág. 443).
Por lo presente conozca usted el espíritu de Dios: Cada espíritu que confiesa que Jesucristo vino en carne es de Dios; y cada espíritu que separa a Jesucristo no es de Dios pero es de Anticristo.
Sócrates el historiador dice (VII, 32, pág., 381) que el pasaje había sido adulterado por aquellos que desearon separar a la humanidad de Jesucristo de su divinidad.
Cristo como Hijo no es el Único Verdadero Dios (Juan 17:3).
También en Lucas 22:70, todos ellos dijeron ¿Es usted entonces el Hijo de Dios?
Él contestó Usted tiene razón diciendo yo soy.
Él fue reconocido como el Hijo de Dios en
Mateo 27:54 donde ellos dijeron De verdad que éste era el Hijo de Dios.
Marcos 1:1 sostiene que el Evangelio es él de Jesucristo, El Hijo de Dios.
Lucas 1:35 dice que el Santo nacido seria llamado el Hijo de Dios.
De entender que Cristo es el Hijo de Dios es una revelación de Dios.
Mateo 16:16-17 16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. 17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. (RV)
También Mateo 11:27 dice
Mateo 11:27 Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni nadie conoce al Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. (RV)
Así el Padre revela cosas a los individuos y se los da a Cristo que entonces revela al Padre a ellos.
1.5.3 El Nombre y Soberanía de Dios
No hay ninguna duda que Dios es singular y soberano. Proverbios 30:4-5 muestra el nombre de Dios y que Él tiene un hijo.
Proverbios 30:4-6 4 ¿Quién subió al cielo y descendió? ¿Quién encerró los vientos en sus puños? ¿Quién recogió las aguas en un paño? ¿Quién afirmó todos los confines de la tierra? ¿Cuál es su nombre, y el nombre de su hijo, si es que lo sabes? 5 Toda palabra de Dios [ELOAH] es limpia; él es escudo para los que en él esperan. No añadas a sus palabras, 6 no añadas a sus palabras, para que no te reprenda y seas hallado mentiroso. (RV)
La Biblia se interpreta sí misma y el nombre de Dios se proporciona después de la pregunta directamente, y está claro que esta entidad no está compuesta de Padre e Hijo pero, más bien, Él tiene un hijo.
Además, el Nuevo Testamento declara claramente que es el Padre quien es el objeto del culto. Cristo advirtió a la mujer samaritana en Juan 4:21 que habría un tiempo que venía cuando ellos no pudieran rendirle culto al Padre o en su montaña (Samaria) o en Jerusalén. Pero él dice distintamente en Juan 4:23
Juan 4:23 Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque también el Padre tales adoradores busca que lo adoren. (RV)
Cristo aquí identifica el objeto de adoración como el Padre y no él. Es así bastante blasfemo afirmar que uno debe rendirle culto al Cristo levantado de una perversión de Juan 3:14 donde el Hijo del hombre sería levantado como Moisés había levantado a la serpiente en el desierto. El propósito de la crucifixión fue para que el hombre tuviera la vida eterna, no para que Cristo se volviera un objeto de adoración, como se afirma falsamente. De esta premisa falsa, se afirma también falsamente que los cristianos rinden culto al cuerpo y la sangre de Cristo en la Eucaristía.
Eloah es el Dios del Antiguo Testamento y del Templo y el Dios de Jesucristo del Nuevo Testamento. El Templo en Jerusalén era la Casa de Eloah (Esdras 4:24; 5:2, 13,15-17; 6:3, 5,7-8,16-17; 7:23). Él era el Eloah de Israel (Esdras 5:1; 7:15), el Gran Eloah del Cielo (Esdras 5:8,12). Él era el objeto del sacrificio en el Templo (Esdras 6:10) donde Él había puesto Su nombre (Esdras 6:12). Él ordenó la construcción del Templo (Esdras 6:14) y el sacerdocio está de pie en Su servicio (Esdras 6:18; 7:24) y hacen Su voluntad (Esdras 7:18). La ley es la ley del Eloah del Cielo (Esdras 7:12,14). Esos que conocen las leyes de Eloah las enseñaran a aquellos que no las conocen (Esdras 7:25) y el juicio será por las leyes de Eloah (Esdras 7:26). Este ser es el Padre quien es el Eloah singular y Dios Altísimo, el Padre del Mesías y de todos los hijos de Dios.

Anuncios
Destacado

MI INDUCCIÓN

Este es el extracto de tu primera entrada.

MI REFLEXIÓN PERSONAL INDUCTIVA…

Valentin Núñez Rivero·Viernes, 17 de marzo de 2017
NO QUIERO MOLESTARTE, NI MUCHO MENOS, HACERTE SENTIR MAL, MOLESTO, CONFUSO O QUE SOY PARA TÍ, UNA PIEDRA DE TROPIEZO; NI PARA TÍ NI PARA NADIE. TODOS APRENDEMOS DE TODOS. SIN IMPERATIVO LEGAL, PROSELITISMO, ARBITRARIEDAD O ALGO PARECIDO. TAMPOCO QUIERO SER CONFUSIÓN O FANATISMO PARA NADIE. SI QUIERO SER CADA DÍA UNA PERSONA CON MÁS LUZ, SAL Y CONOCIMIENTO MÁS EXACTO DE LA PALABRA DE LA VERDAD DEL PADRE ETERNO. POR ESO REBUSCO EN LAS FUENTES QUE HABLAN COSAS DE LA BIBLIA, Y NO A TODO LE DIGO AMÉN, Y MI ACTITUD SIEMPRE ES DE COMPARTIR MIS BÚSQUEDAS SANAS, Y EXTRAER LO MEJOR DE OTROS, Y EN ESTO ÚLTIMO TE INCLUYO A TI, AMADO HERMANO QUIEN QUIERA QUE SEAS; NO TEMAS POR MI, NI TEMAS POR NADIE; PORQUE EL QUE TIENE EL TEMOR DEL PADRE, NO ANDA EN TINIEBLAS: Y LAS COSAS QUE COMPARTO, LAS HAGO CON EL DESEO Y LA ESPERANZA, QUE OTROS TOMEN CONCIENCIA Y DESEOS MÁS FERVIENTES Y EXACTOS DE LA VOLUNTAD DIVINA, YO ESPERO QUE CON MI PROCEDER NO INCURRA EN PREPOTENCIA O ARBITRARIEDAD RELIGIOSA Y COSAS POR EL ESTILO. DEPOSITO MI ESPÍRITU Y ESPERANZA EN EL DIOS ETERNO Y EN SU HIJO JESÚS EL CRISTO….
SOBRE TODO, MI ÉXAMEN DE CONCIENCIA ES CONMIGO MISMO, SIN MIRAR POR ENCIMA DEL HOMBRO DE NADIE. Y TODO LO REFRENDO Y LO COTEJO, A LA LUZ DEL ENTENDIMIENTO BÍBLICO QUE EL PADRE JUSTO VA INCREMENTANDO EN MI VIDA PERSONAL, CADA DÍA, PASO A PASO, TABLÓN A TABLÓN: CONSTRUYO ARTESANAMENTE MI VIDA, MI MENTE, MI ESPÍRITU Y MI ESPERANZA EN EL REINO DE DIOS Y DEL SEÑOR JESÚS CRISTO. AMÉN.

Para Mi Amigo Indocumentado

Coffee with Kenia

English Version

Eres importante. Eres amada/o. Eres apreciada/o.

Tu corazón es más grande y más fuerte que todos los insultos y ofensas que este país te llame. Este mundo pertenece a todas sus criaturas, por lo tanto, emigrar no te hace un criminal, te hace humano. Un residente de tu propio mundo.

Nuestro deseo de vivir nos hizo cruzar fronteras y nadar a través de los océanos. Algunos de nosotros preferimos morir intentando cruzar que morir a manos de nuestra misma gente. Nunca imaginamos un futuro fuera de la tierra que nos que nos vio nacer, pero esa misma tierra ha sido envenenada desde que fue conquistada. Ellos esperan que prosperemos en la tierra que mancharon con nuestra sangre.

Has superado lo inesperado y sobrevivido lo inconcebible. Nos mudamos a un país completamente nuevo con nada más que la ropa que llevamos puesta. Eso es admirable y digno de elogio…

Ver la entrada original 213 palabras más